Alma Grande

Vergüenza, con V de Veracruz

Ángel



Como sucedía en la primaria cuando la tarea no se elaboraba, los pretextos eran la salud. Así, con este diagnóstico de una presión alta sirvió para que de la noche a la mañana Flavino Ríos pasara de la celda a una cama en un hospital de lujo
Los caprichos del poder son tan innumerables como sus excesos. Sus pretextos y contradicciones se nutren del alejamiento progresivo de la realidad de los políticos en un país que se debate entre la pobreza y la corrupción.

Los obstáculos para que la justicia sea ejercida de acuerdo con la legalidad son muchos y parecieran tener su sede en Veracruz, donde lo absurdo es cosa de todos los días, como es el caso de que el ex gobernador interino, Flavino Ríos, haya sido trasladado desde el reclusorio de Pacho Viejo al hospital Ángeles de la ciudad de Xalapa, propiedad del magnate mueblero y periodístico Olegario Vázquez Raña.

La dolencia del ex gobernador interino fue, simplemente, que se sentía mal. El resultado hipertensión. En el historial médico apareció la notificación de que Flavino Ríos había sufrido un preinfarto hace poco más de tres años.

Así, la Secretaría de Seguridad Pública de Veracruz informó que Ríos Alvarado solicitó al servicio médico del reclusorio que se le practicara un examen porque se sentía mal, fue evaluado y el médico, cuyo nombre se desconoce públicamente, determinó que presentaba hipertensión arterial y recomendó que fuera trasladado a un hospital.

Pero no a cualquier hospital, sino al más caro de Xalapa.

Como sucedía en la primaria cuando la tarea no se elaboraba, los pretextos eran la salud. Así, con este diagnóstico de una presión alta sirvió para que de la noche a la mañana pasara de la celda a una cama en un hospital de lujo.

En diciembre de 2013, el líder nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador, sufrió un infarto, que dejó muchas dudas sobre su veracidad, ya que estaba discutiéndose en esos días la viabilidad legislativa de la reforma energética.

Por otra parte, en Veracruz, la gran mayoría de los periodistas trabajan hasta 12 horas diarias, con la presión hasta el tope, ya que se dieron cuenta de que el asesinato de los comunicadores no es propio del régimen de Javier Duarte de Ochoa, sino que continúa la muerte violenta de comunicadores.

Ricardo Monlui Cabrera, reportero del periódico El Político y columnista de la cadena OEM, fue asesinado a balazos la mañana del domingo 19 de marzo, en la región central montañosa de la entidad. Esta muerte es la número 20 en los últimos seis años y medio, y el primer comunicador asesinado en el gobierno de la actual administración.

Las investigaciones son como es costumbre, lentas, como si este tipo de delitos tuvieran la garantía de no ser castigados.

Veracruz es una especie de sede de la impunidad o de cuna de delincuentes impunes, tal es el caso de diputados federales y locales, que lejos de ser investigados por las procuradurías estatal o federal logran obtener la impunidad a través del fuero que les otorga su actual posición política.

Pero no son los únicos, José Salvador Sánchez Estrada, actual consejero del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, fue secretario de Finanzas de Fidel Herrera y trabajó buena parte del gobierno de Duarte de Ochoa, y por si fuera poco es investigado por la Auditoría Superior de la Federación, por un desvío de recursos en Veracruz.

Miguel Ángel Yunes Linares interpuso una demanda contra él por formar parte del grupo de aviadores de la Secretaría de Educación del estado.

Sánchez
Estrada es el encargado de aprobar los presupuestos y los estados financieros del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. Salvador Sánchez Estrada dejó la Secretaría de Finanzas y Planeación de la entidad con una deuda de 9 mil 307 millones de pesos.

Sánchez Estrada en los últimos días del gobierno de Fidel Herrera renunció a Sefiplan.

Desde abril de 2016, Sánchez Estrada es Subsecretario de Calidad y Regulación de la Secretaría de Turismo, donde gana 131 mil 959 pesos mensuales.

Cuando Javier Duarte dejó la secretaría de Sefiplan en enero de 2009, para buscar la gubernatura, lo sustituyó Sánchez Estrada. En agosto de 2011, volvió al Gobierno de Veracruz. Sólo estuvo diez meses en la Oficina de Asuntos Internacionales y como representante en la ciudad de México del Gobierno de Veracruz.

Con Duarte primero fue asesor de la Oficina del Gobernador, donde se encargó de coordinar las acciones relativas a la integración del informe de gobierno del primer año de su administración. Luego asumió el puesto de Jefe de la Oficina del Programa de Gobierno.

La Comisión de Hacienda del Senado ha calculado que la deuda de Veracruz asciende a 80 mil millones de pesos. En 2014, la Auditoría Superior de la Federación denunció penalmente por este motivo al Gobierno de Veracruz e hizo responsables a 29 ex funcionarios y funcionarios, entre ellos se encuentra José Salvador Sánchez Estrada.

Ante esta ola de impunidad que ahoga al estado de Veracruz, fueron hallados 47 cráneos en una fosa clandestina ubicada en la comunidad de Arbolillo, a 10 kilómetros del municipio de Alvarado, según confirmó el fiscal general del estado, Jorge Winckler Ortiz.

Se extrajeron 47 cráneos más múltiples partes corporales, a la fecha existen indicios sólidos que entre estos restos exhumados se encuentran entre otros presumiblemente los tres integrantes de la familia Sánchez Pérez originarios del Estado de Querétaro que fueron denunciados como desaparecidos a principios del mes de septiembre del año 2016”, expresó el fiscal general de Veracruz.

En este mismo fin de semana una balacera dejó ocho muertos en Coxquihui. Las víctimas son cinco policías municipales y tres civiles, entre quienes se encontraba el cuñado del alcalde Reveriano Pérez Vega.

El estado de Veracruz pareciera convertirse en una especie de tierra de peligro para sus habitantes, ese mismo fin de semana fueron encontrados tres cadáveres en Coatzacoalcos, y una serie de delitos comunes graves.

Si a esto sumamos la inestabilidad económica de la entidad, encontramos que es un lugar donde la inconformidad social aumenta en cada momento.

Esta columna se solidariza con los familiares de nuestro compañero Ricardo Monlui Cabrera, reportero del periódico El Político y columnista de Crisol, publicada en los diarios de la Organización Editorial Mexicana en Veracruz. Exigimos que ni un periodista más sea sacrificado por intereses extraños y oscuros y que se investigue hasta sus últimas consecuencias este artero asesinato. Los homicidios premeditados contra nuestros compañeros no deben quedar impunes… Esta columna se publica los lunes, miércoles y viernes.

Dudas y comentarios, escríbenos a:
angelalvarop@hotmail.com
Twitter @politicosad